La celebración de la primera comunión de tu hijo no debes de tomarla como un evento cualquiera, cómo podría ser una fiesta de cumpleaños. Tienes que intentar que lo disfruten al máximo posible, pero a la vez sin complicarse demasiado.

Con esto queremos decir que siguen siendo niños y porque sea un evento muy especial, con respecto a temas culinarios no se deberían pedir banquetes demasiados elaborados o suculentos ya que podría suceder que no le gusten al protagonista de la fiesta.

Recuerda, a no ser que tengas un hijo o hija especial, a los niños no les gusta estar mucho tiempo sentados, por lo tanto, habrá que pensar bien el lugar que se va a escoger para dicha celebración:

Consejos para una comunión perfecta

Lo primero es el vestido o traje de comunión

Lo primero, y casi más importante es el traje o el vestido que se va a escoger sin lugar a dudas, pero, los tiempos han cambiado y ya no son tan los vestidos tipo princesa o el trajecito de marinero azul oscuro del que te parecía que sobraba tela por todos los lados. Ahora existen cientos de opciones y hay que escoger la ropa más cómoda y al ser posible más actual.

La decoración

Sí dónde has escogido celebrar este evento te dejan, y además puedes permitírtelo, si no se te ha ido de presupuesto, puedes decorar el salón donde se celebrará el banquete. Una de las ideas más originales y qué más se están pidiendo a día de hoy es preparar un candy bar, que es lo mismo que como un cocktail bar para los adultos, pero esta vez pensado para los más pequeños de la fiesta, en vez de copas, chucherías de todos los colores y sabores.

Escoge el lugar perfecto para la comunión

La época en la que se celebran las comuniones normalmente al 100% siempre hace buen tiempo, por lo tanto y como único consejo en este apartado decimos: Que tenga jardín amplio para que los más pequeños disfruten como lo que son.

Sin duda nuestros salones cumplen todas tus expectativas, y además te daremos todas las facilidades posibles para que el día más especial para tu hijo se convierta en un día inolvidable.